21 septiembre 2006

La manzana del árbol de Newton ha caído al paso del huracán Gordon

[Ver nota en galego]



Alrededor las 10 de la mañana, coincidiendo con una fuerte racha de viento, cayó al suelo el único fruto que dio este año el manzano de Newton, plantado frente a la Casa de las Ciencias.

A diferencia de la manzana que inspiró al científico inglés la Ley de la Gravitación Universal, la que colgaba del árbol plantado junto a la Casa de las Ciencias no se desplomó verticalmente en dirección al centro de la Tierra, sino que apareció a cierta distancia del pie del árbol, como consecuencia de las fuertes rachas de viento asociadas al paso del huracán Gordon.

La discusión sobre la caída de las manzanas y otros cuerpos constituye un clásico del pensamiento científico. Aunque fue Newton quien resolvió el problema de modo universal, Aristóteles ya había planteado la diferencia entre "movimientos naturales" y "movimientos forzados". Según el filósofo griego la caída en vertical (a plomo) se debería a la tendencia de la manzana a ocupar su lugar natural en el universo. Sin embargo, el tipo de caída observado hoy es, a todas luces, un movimiento forzado, modificado por una fuerza distinta. El Gordon ha dejado su anécdota: recordad que la gravedad no es la única fuerza que existe en la Tierra.

Foto de la manzana caída