29 agosto 2006

Los Museos Científicos Coruñeses se preparan para el inicio del nuevo curso escolar

Ver nota completa: español | galego


—Un tiburón toro de gran tamaño, módulos interactivos sobre maremotos y gripe aviar, y talleres didácticos sobre anatomía forman parte de la oferta del Aquarium Finisterrae, Casa de las Ciencias y Domus para el curso 2006-2007

—Los centros escolares de toda Galicia recibirán en los próximos días información sobre las actividades que los Museos Científicos Coruñeses han programado


Cómo reservar una visita escolar

A mediados de septiembre, con el inicio del nuevo curso escolar, los Museos Científicos Coruñeses comenzarán a recibir sus primeras solicitudes de reserva de visita. Como en años anteriores se ha preparado un tríptico en el que se describen las novedades que podrán encontrar los profesores y estudiantes que visiten la Casa de las Ciencias, Domus y Aquarium Finisterrae.

Los grupos que realizan su reserva de visita con antelación pueden disfrutar de ventajas, como tasas reducidas, o visitas gratuitas en algunos casos, y la posibilidad de recibir asesoramiento del equipo técnico de los museos para preparar la visita, así como recibir material didáctico de apoyo.


NOVEDADES
Anualmente los tres centros realizan una renovación de exposiciones, proyecciones y actividades, de manera que cada curso los escolares encuentran un museo distinto, con nuevos contenidos.

Así, en el Aquarium Finisterrae muchos podrán conocer a Gastón, un tiburón toro de 3 metros de longitud y más de 125 kilos de peso, y realizar actividades relacionadas con estos peces. También conocerán la exposición “Fabricantes de Perlas”, que presenta, entre otros elementos, acuarios en los que viven moluscos productores de perlas procedentes de diferentes mares del mundo, como las grandes tridacnas del Índico, y un acuaterrario que reproduce un ecosistema fluvial gallego con almejas perlíferas. Y para los grupos de Educación Infantil, la Casa de los Peces ha programado visitas guiadas con las que recorrerán el acuario de una manera especial.

La Domus propone descubrir el mundo de las construcciones de los animales, incluido el ser humano, a través de la exposición “Los otros arquitectos”: un nido de cigüeña de grandes dimensiones, un termitero de 2 metros de alto o una reproducción de una madriguera de tejón, por la que pueden meterse los más pequeños, son algunas de las curiosidades de esta muestra. Otra de las opciones incluidas en la visita a la Domus es la de asistir a una proyección de “Cine a la carta”, que permite elegir entre tres títulos de audiovisuales científicos: “Ilusiones visuales”, “Mar de estrelas” y “Conócete a ti mismo. Inteligencia”. Además, se ofrece la posibilidad de solicitar la participación en uno de los talleres didácticos que se realizan, como el de disección de un corazón de vaca o de un ojo de cerdo para conocer su anatomía en directo.

En la Casa de las Ciencias, la exposición de la tercera planta, “Palabras de la ciencia”, renueva parcialmente sus contenidos, fiel a su objetivo de presentar la actualidad científica. Los maremotos, las explosiones, la gripe aviar y el cambio climático tendrán sus módulos interactivos en esta sección. También tiene preparada su programación de sesiones de planetario para escolares, que incluye en este curso como novedad el programa “En busca del agua”. Y de la mano de los monitores de la Casa de las Ciencias, los escolares podrán explorar los secretos del sonido mediante objetos cotidianos en el taller de la exposición “Sonidos Encontrados”.


ACTIVIDADES DE FIN DE SEMANA
Los Museos Científicos Coruñeses también pondrán en marcha a lo largo del curso actividades de fin de semana para niños. El Planetario acogerá los domingos un cuentacuentos, con relatos que introducen a los más pequeños en el mundo de los astros.

La Domus realizará visitas guiadas a la exposición “Los otros arquitectos” dirigidas a toda la familia, actividad que finaliza con un taller sobre abejas. Las tardes de sábado estarán dedicadas a la “Aventura en la Domus”, que propone descubrir un enigma a través de diversos juegos y pruebas.

El Aquarium celebrará en noviembre la actividad “Durmiendo con tiburones” en la que los niños podrán descubrir el mundo de estos animales y dormir una noche en el Nautilus entre los tiburones y grandes peces que viven en el tanque que rodea a esta sala. Y para los que quieran pasar una tarde de experiencias científicas sobre el mar y sus habitantes, las Meriendas en el Aquarium, que finaliza con un chocolate con churros.


25 agosto 2006

La Casa de las Ciencias presenta el nuevo Sistema Solar

Ver nota completa: español | galego


El Planetario de la Casa de las Ciencias celebra sesiones especiales para explicar las novedades en la clasificación de los planetas.

La Unión Astronómica Internacional acaba de decidir por votación la modificación del concepto de planeta, de tal forma que los astros que orbitan alrededor del Sol se clasificarán a partir de ahora en tres categorías: planetas, planetas enanos y cuerpos menores del Sistema Solar. Con este nuevo criterio el cambio más significativo es que Plutón, descubierto en 1930, dejará de considerarse un planeta.

Con este motivo, la Casa de las Ciencias ha programado para este fin de semana sesiones de planetario especiales:
"Últimas horas del planeta Plutón"
Sábado 26 y domingo 27 de agosto de 2006
Dos pases: 18:00 y 20:00 horas.
El precio de la entrada al planetario es de 1 euro.
La sala tiene aforo limitado.


Casa de las Ciencias
Parque de Santa Margarita s/n
La Coruña


11 agosto 2006

El Aquarium Finisterrae, nueva sede de "Viñetas desde o Atlántico"

Ver nota completa: español | galego


Con la exposición "Un Mar de Viñetas", que permanecerá abierta hasta el próximo 30 de septiembre, la Casa de los Peces se suma al salón internacional del cómic coruñés

“A la historieta le gusta el mar. Perfila velas a barlovento y se lanza en pos de inexploradas tierras; echa el ancla para sumergirse en las profundidades; bucea tras escondidos tesoros; lanza sus redes para pescar; da un golpe de timón para enfrentarse a los bucaneros; arría cabos persiguiendo mitos en el reino de Neptuno o se ajusta el equipo de buceo para retar a los demonios de las profundidades”. Así dibuja Antoni Guiral –guionista y comisario de “Un mar de Viñetas”, y también director técnico del "Saló del Cómic de Barcelona"– la estrecha relación entre el mundo acuático y el del tebeo. Vínculo que en la IX edición de “Viñetas desde o Atlántico” tiene un espacio singular en la sala Isabel Castelo del Aquarium Finisterrae, convertida hasta el próximo 30 de septiembre en sede de este salón internacional del cómic que cada agosto se celebra en La Coruña.

Popeye, Corto Maltés, El Príncipe Valiente, Tintín, Hellboy, James Bond, Mickey Mouse o, incluso, Shin Chan habitan en las viñetas distribuidas en cuarenta paneles de gran formato, divididos en siete áreas temáticas. “Mares de otros mundos”, con Flash Gordon y su particular océano Coralia, invita a dar los primeros pasos hacia las profundidades. Le sigue “Mitos y leyendas del reino de Neptuno”, donde se repasa a seres sorprendentes, como las sirenas, y se hace un guiño al cómic manga con Regreso al mar. En “Tesoros y barcos fantasmas” aparece el Tintín de Hergé, con su inseparable Milú y el capitán Haddock en Rackham el Rojo, historia publicada en 1943.

Historias marineras
Si de marinos se trata, el más reconocible sin duda es Popeye, con sus anclas tatuadas en los brazos y al lado de su eterna Olivia. En “Marineros de aguas procelosas” comparte protagonismo con el mítico Corto Maltés. Este personaje creado por el italiano Hugo Pratt, navegó por los siete mares como pirata, comerciante o soldado hasta que desapareció en la Guerra Civil española. A continuación, “Cuaderno aventurero de bitácora” recuerda a clásicos como El Capitán Trueno, que este año cumple los 50, a Mickey Mouse y su aventura con el pirata submarino, al James Bond de Ian Fleming o a Moby Dick a través de los ojos de Will Eisner, a partir de la novela de Herman Melville. Unas metros más allá, Hellboy demuestra ser un agente muy eficaz cuando se enfrenta a “Monstruos marinos”. Y para terminar “Risas sin escafandra”: mar, cómic y humor de la mano de Mortadelo y Filemón, Astérix, Obélix, Ideáfix y compañía y, como no, Súper López.

Así, tres días antes de la inauguración de “Viñetas desde o Atlántico”, que tendrá lugar el próximo lunes día 14, la Casa de los Peces abre sus puertas a los muchos aficionados al cómic e invita a la “fiesta en torno al mundo de la historieta”, que según la organización supondrá este año el salón.

Lugar: Aquarium Finisterrae. Sala Isabel Castelo
Fechas: Del 11 de agosto al 30 de septiembre de 2006
Horario: Agosto, de 10.00 a 21.00 horas. Septiembre, de 10.00 a 19.00 horas



09 agosto 2006

El manzano de Newton coruñés da su primer fruto

Ver nota completa: español | galego


Plantado hace un año, el árbol es un ejemplar clónico del que poseía el científico en su casa de Woolsthorpe

Un ejemplar clónico del manzano que Newton poseía en su casa de Woolsthorpe, plantado desde hace poco más de un año en la coruñesa Casa de las Ciencias, acaba de dar su primer fruto. La solitaria manzana, de pequeño tamaño y color verde intenso, como corresponde a la variedad “Flower of Kent”, se formó a partir de una de las seis flores que el árbol dio esta primavera.

El manzano de Newton, y en especial la caída de uno de sus frutos, protagonizó uno de los episodios más célebres de la historia de la ciencia, como fue el descubrimiento de la ley de la gravitación universal. Parece ser que el árbol original se conservó hasta 1814, cuando cayó durante una tormenta, y su madera se utilizó para hacer sillas. Por entonces ya se habían obtenido varios injertos de aquel árbol, que dieron lugar a algunos ejemplares clónicos como el que hoy se puede contemplar en la Casa de las Ciencias, museo cuyo logotipo es, desde su fundación hace veintiún años, una manzana cayendo.

El árbol de la inspiración
Newton tenía sólo 22 años cuando en 1665 se retiró a pasar una temporada en la granja de su madre, aprovechando la tranquilidad del campo para desarrollar sus teorías sobre la naturaleza de la luz y el color o los principios de la mecánica. Por aquel entonces Galileo y Kepler ya habían logrado describir los movimientos de los planetas alrededor del Sol y de los satélites alrededor de los planetas. Pero una cosa eran los hechos y otra muy distinta sus causas: ¿qué misteriosa fuerza mantenía a los planetas en sus órbitas evitando que saliesen disparados como la piedra en una honda? En un acto de genuina creación científica Newton encontró la respuesta al misterio inspirado por la caída de una manzana, tal y como le contaría años después a su amigo, el médico William Stukeley, quien a su vez dejó constancia de la historia:

“¿Por qué había de caer siempre esa manzana en dirección perpendicular al suelo?, se preguntó. ¿Por qué no iba hacia un lado, o hacia arriba, sino constantemente hacia el centro de la Tierra? Con certeza, la razón debía estar en que la Tierra atrae a la manzana (...) Existe un poder, como el aquí llamado gravitación, que se extiende a través del Universo.”

Fue así como Newton llegó a la conclusión de que todos los cuerpos materiales se atraen entre sí con una fuerza (gravedad) cuya intensidad aumenta proporcionalmente a la masa de los mismos y disminuye con el cuadrado de la distancia que los separa. La gravedad terrestre hace que las manzanas caigan de los árboles, y también que la Luna "caiga" hacia la Tierra, describiendo una órbita a su alrededor "en lugar de salirse por la tangente".

Una idea revolucionaria
Aunque hoy casi nos parezca trivial, en el siglo XVII la idea de la gravitación universal resultaba absolutamente revolucionaria. Por aquel entonces el pensamiento occidental todavía se aferraba a la vieja noción aristotélica de que las leyes de la física que regían en la Tierra, dominada por los cambios y las descomposiciones, nada tenían que ver con las que explicaban el movimiento perfecto e inalterable de los cuerpos celestes. En cierto modo, la caída de aquella manzana desencadenó la unificación de dos universos que se consideraban estancos, convirtiendo el firmamento en un lugar tan próximo a nuestra inteligencia como pueda serlo un jardín bajo la sombra de los manzanos.

Imágenes disponibles en:
http://www.casaciencias.org/prensa/img/manzana1.jpg
http://www.casaciencias.org/prensa/img/manzana2.jpg