14 febrero 2007

Las lampreas llegan al Aquarium Finisterrae

[Ver nota en galego]



El tanque cilíndrico de gran volumen aloja desde hoy una población de 50 lampreas procedentes del Baixo Miño.

El acuario cilíndrico, dedicado a mostrar especies estacionales, presenta ahora el mayor número de lampreas nunca antes visto en un acuario. Su decoración, elaborada totalmente con elementos naturales, recrea el ecosistema del fondo de un río de Galicia, en el que se prevé que vayan evolucionando las lampreas en sus diferentes estadios vitales, así como otros peces, invertebrados y plantas fluviales.

Este tanque, instalado en la sala Maremagnum, tiene un volumen de 10.000 litros de agua y cuatro metros de diámetro. Un complejo montaje hidráulico y eléctrico permite controlar la temperatura del agua, lo que facilita la incorporación de especies con requerimientos especiales.

Hay que remontarse a tiempos de los romanos para encontrar referencias a tanques de mayores dimensiones que las del Aquarium Finisterrae destinados a alojar lampreas. En el "Manual práctico de piscicultura" , de Mariano de la Paz, aparece la siguiente cita:

"Cayo Hirio prestó de su piscina, solamente para las cenas triunfales del César, seis mil lampreas, que no quiso vender ni cambiar por ninguna otra mercancía, según nos cuenta Plinio".


Datos “imprenscindibles” sobre las lampreas del Aquarium

- ¿Cuanta sangre han chupado?
Una lamprea se come a lo largo de su ciclo vital cerca de 20 kilos de sangre y fluidos corporales de los peces que parasita. La colección de lampreas del acuario ha devorado la friolera de más de 900 kilos de peces, casi una tonelada.

- ¿A qué tipo de peces han parasitado?
En su fase parásita las lampreas viven cerca del fondo, hasta los 200 o 300 metros de profundidad, donde las especies predominantes son merluza, rape, abadejo, besugo…; además, durante la primera parte de su vida marina viven en zonas someras de las rías, fijados a peces de menor tamaño, sobre todo mújeles. Pero también se sabe que las lampreas son depredadores prudentes: parasitan durante un tiempo y luego sueltan la presa -que a menudo sobrevive- para pegarse a otra, nadando como un misil teledirigido. Es un gran error creer que son malas nadadoras.

Por este motivo, es posible que cada lamprea parasite un buen número de peces en los dos años largos que pasa en el mar. Tan sólo suponiendo que parasite diez peces en dos años -lo que no parece nada excesivo-, tendríamos que las lampreas de nuestro acuario han parasitado más de 10.000 peces.

- ¿Que les dan de comer?
Nada. Conforme los días van a más y menguan las noches, las lampreas de mar inician el camino de retorno al río, en busca de un lugar apropiado para reproducirse y luego morir. Hacen todo el viaje en ayunas, pues su aparato digestivo se ha atrofiado de forma irreversible tal y como estaba programado en sus genes.

- ¿Cuanto vivirán entonces?
En general las lampreas mueren tras desovar, por debilidad, y conforme va aumentando la temperatura en los ríos, al acercase el verano.

Pero en el acuario mantenemos el agua fría y regulamos el fotoperíodo, lo que nos permite "engañar" el reloj biológico de las lampreas, y hacer que vivan más tiempo, aún sin comer nada. Hace dos años, una lamprea vivió un año entero en el acuario sin probar bocado.