05 agosto 2016

Lluvia de estrellas en el Planetario de la Casa de las Ciencias

Ver nota completa: español | galego


– Del 8 a 14 de agosto las sesiones en directo de las 18.00 horas en el Planetario de la Casa de las Ciencias están dedicadas a la lluvia de estrellas fugaces de las Perseidas.

La lluvia de estrellas fugaces de las Perseidas es una de las citas más importantes del año para las personas aficionadas a la astronomía. Este año, esta corriente de meteoros alcanza su punto álgido el viernes 12 de agosto, aunque su actividad dura varias semanas. En el período de máxima actividad, pueden llegar a verse más de cien estrellas fugaces cada hora bajo un cielo oscuro y despejado, además este año se espera una actividad especialmente intensa. La contaminación lumínica hace que en las cercanías de las ciudades o en zonas con iluminación fuerte el número de meteoros visibles disminuya.

Entre el 8 y el 14 de agosto todas las sesiones en el Planetario de la Casa de las Ciencias incluirán recomendaciones para observar las Perseidas. Además, la sesión de las 18.00 h estará dedicada en exclusiva la este fenómeno astronómico.

Sin prismáticos
Para disfrutar de las Perseidas no se necesitan instrumentos ópticos, como prismáticos o telescopios, ni se requieren conocimientos especiales de astronomía, ya que los meteoros pueden verse por toda la bóveda celeste. Eso sí, todas las trayectorias tienen su origen en la constelación de Perseo (de ahí su nombre) que emerge por el horizonte en dirección nordeste pasada la media noche.

Las Perseidas también se conocen como Lágrimas de Sano Lorenzo, ya que el día 10 de agosto está dedicado en el santoral a este diácono de Roma que sufrió martirio asado en una parrilla en el año 258. Pero en realidad no son otra cosa que pequeños fragmentos de la cola del cometa Swift-Tuttle, que con un tamaño inferior al de granos de arroz, entran en la atmósfera a gran velocidad, dejando a su paso un rastro luminoso que puede llegar a durar varios segundos. Este cometa se acerca a la Tierra cada 120 años, renovando la corriente de partículas que nuestro planeta atraviesa cada año por estas fechas, en su recorrido alrededor del sol.


Choiva de estrelas no Planetario da Casa das Ciencias
–Do 8 ao 14 de agosto as sesións en directo das 18.00 horas no Planetario da Casa das Ciencias están dedicadas á choiva de estrelas fugaces das Perseidas.

A choiva de estrelas fugaces das Perseidas é unha das citas máis importantes do ano para as persoas afeccioadas á astronomía. Este ano, esta corrente de meteoros alcanza o seu punto álxido o venres 12 de agosto, aínda que a súa actividade dura varias semanas. No período de máxima actividade, poden chegar a verse máis de cen estrelas fugaces cada hora baixo un ceo escuro e despexado, ademais este ano espérase unha actividade especialmente intensa. A contaminación lumínica fai que nas proximidades das cidades ou en zonas con iluminación forte o número de meteoros visibles diminúa.

Entre o 8 e o 14 de agosto todas as sesións no planetario da Casa das Ciencias incluirán recomendacións para observar as Perseidas. Ademais, a sesión das 18.00 h estará dedicada en exclusiva a este fenómeno astronómico.

Sen prismáticos
Para gozar das Perseidas non se necesitan instrumentos ópticos, como prismáticos ou telescopios, nin se requiren coñecementos especiais de astronomía, xa que os meteoros poden verse por toda a bóveda celeste. Iso si, todas as traxectorias teñen a súa orixe na constelación de Perseo (de aí o seu nome) que emerxe polo horizonte en dirección nordeste pasada a media noite.

As Perseidas tamén se coñecen como Bágoas de San Lorenzo, xa que o día 10 de agosto está dedicado no santoral a este diácono de Roma que sufriu martirio asado nunha grella no ano 258. Pero en realidade non son outra cousa que pequenos fragmentos da cola do cometa Swift-Tuttle, que cun tamaño inferior ao de grans de arroz, entran na atmosfera a gran velocidade, deixando ao seu paso un rastro luminoso que pode chegar a durar varios segundos. Este cometa achégase á Terra cada 120 anos, renovando a corrente de partículas que o noso planeta atravesa cada ano por estas datas, no seu percorrido ao redor do sol.